La necesidad de retomar las sendas antiguas

Hno. Ciro Colorado Cortés 05 Octubre 2018

III Conferencia “Celo por la Doctrina”

Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello; pues haciendo esto, á ti mismo salvarás y á los que te oyeren. 1ª Timoteo 4:16.

Hablar de las Sendas Antiguas, es como hablar de volver al tiempo, al camino donde los ríos de Agua Viva corren. La Iglesia de nuestro Señor Jesucristo tuvo un origen esplendoroso, con grandes señales, milagros, prodigios y dones del Espíritu Santo, el Poder de Dios se movía en ella y se sigue moviendo porque "Jesucristo es el mismo ayer, y hoy y por los siglos." Hebreos 13:8 En esta primera carta que San Pablo escribe a Timoteo, un joven Pastor que había sido de grande ayuda en su Obra Misionera, le pide estar alerta ante los falsos maestros, la falsa doctrina y permanecer apasionado con Cristo y a permanecer firme en la senda en la Sana Doctrina de Cristo. Esta carta tiene los fundamentos de todo aquel que quiere servir a Dios.

Doctrina es cualquier enseñanza que emana de Dios por eso es importante conocer el significado del Celo por la Doctrina, no se refiere a todo aquel o cualquier enseñanza que emana de Dios. El celo cristiano se manifiesta con un deseo ardiente por agradar a Dios y hacer su voluntad.

Este movimiento nació hace 88 años nació y desde entonces Dios se manifesta grande y poderosamente en esta Iglesia, La Iglesia primitiva nació bajo el fervor del Espíritu Santo bajo la Doctrina de los Apóstoles. La teología de la Iglesia primitiva era sencilla, San Pablo desarrollo sistemáticamente un fin provincial para la Iglesia del Señor directamente de Dios. Bajo los principios de la fe y el Poder del Espíritu Santo se desarrolló en unidad; tenían tres cosas que ver, el como se predicaba el Evangelio, su fervor y su amor a Dios. El Celo de Dios debe ser por su Palabra, por su enseñanza y por su Doctrina. Desde el Antiguo tiempo Dios habla así a su pueblo:

1. El Señor le mostró ese Celo por su Nombre, Éxodo 20:5.
2. Dios mostró Celo por su Pueblo, Levítico 19:1 y 2; Éxodo 19:6.
3. Muestra su Celo por la integridad de su Pacto, Éxodo 19:5; 34:12-14.
4. Dios muestra su Celo por los que le servían en el Ministerio, Levítico 10:1-3.

El celo ha sido característica de los hombres de Dios a través de la historia, si no hay celo en el Cristiano no habría diferencia entre los del mundo y el hijo de Dios. Si ve que las cosas se están desviando del camino correcto, debe levantarse con Celo Divino y enseñar el camino a seguir. Las Sendas Antiguas son aquellas donde Dios se glorifica, se manifiesta su Poder, donde Salva, Obra y derrama de su Gracia. Algunos hombres con pocos Dones han hecho mucho por la Iglesia, pero otros que presumen tener muchos Dones han hecho mal a la Doctrina y a la Iglesia.

Lo que mantuvo a la Iglesia primitiva fue el Celo de Dios en su corazón, pues escrito está:“(…) El Celo de tu casa me comió”, (San Juan 2:17) , el Señor mostró su celo por su Casa, Él sabe qué se está haciendo dentro de ella, la cual se construyó, se edificó y se consagró para adorar al Dios Todopoderoso, buscar su Rostro y bendecir su Santo Nombre.

Esto sucede actualmente, ¿qué es lo que pasa en la Casa de Dios?, ¿qué hacen los predicadores en este tiempo? Algunos han convertido la Casa de Dios en algo que a Él no le agrada, para eventos y actos muy desagradables. Dios cela su Casa en el sentido espiritual, la Iglesia es la Casa de Dios ¿qué hay o qué está haciendo la Iglesia del Señor? ¿Lo que a Dios le agrada? O está permitiendo y haciendo lo contrario. En aquella ocasión el Señor entró al Templo y echó fuera a todos los que la estaban profanándolo, San Juan 2:15,16.

Hemos visto la Gloria de Dios, podemos recordar como en las primeras Convenciones Él se manifestaba, era algo maravilloso, nadie quería perderse el momento en que se clausuraba, algo ocurría en ese momento, siempre el Poder del Espíritu Santo se derramaba de tal manera que se movían las paredes, los cimientos, porque estaba el Poder de Dios, porque había Celo de Dios en su Casa, en su Iglesia, en su pueblo, eso es lo que Dios quiere, que la Iglesia siga buscando su Rostro. Sigamos adorándole en espíritu y en verdad porque Él quiere estar con nosotros, con su pueblo. ¿Cuántas veces se dice que el Culto parece un panteón? Cuando hay otros lugares donde quisieran que se hiciera Culto, porque saben que ahí está la Presencia de Dios, esto es porque se está consciente de la importancia que tiene la Casa de Dios y la Iglesia le busca con todo el corazón.

Hablando de los tiempos modernos, es notable que están sucediendo cosas terribles dentro de la Iglesia, porque hay descuido espiritual, hay movimientos que empezaron muy bien donde se manifestaba el Poder de Dios, pero permitieron otras cosas y decayeron. Dios nos guarde y recordemos siempre que “(…) Jehová está en su santo templo: calle delante de él toda la tierra”, (Habacuc 2:20). Pidamos que Dios se siga glorificando en su Templo, que siga haciendo milagros, sanidades y cambiando vidas, porque allí está el Señor para hacerlo.

A muchos se les ha hecho fácil dejar su lugar, retractarse, eso no es fidelidad; un día prometieron servir a Dios y serle fiel, sin embargo, cuántos han dejado su lugar, eso es defraudar a Dios y Él no está de acuerdo con eso, porque Dios cela a su pueblo y no quiere que se consienta el pecado como la Iglesia de Tiatira (Apocalipsis 2:18-29). San Pablo le dijo a los Gálatas: “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis traspasado del que os llamó a la gracia de Cristo, a otro evangelio”, (Gálatas 1:6). Seamos fieles al Señor, guardémonos, conservémonos en su Doctrina con ese Celo, si seguimos en esos principios y en ese Celo, seguiremos adelante, avanzaremos de triunfo en triunfo y llegaremos con Cristo al Reino de los Cielos. El propósito y fin es que estemos preparados para la Venida de nuestro Señor Jesucristo y seamos fieles a Él pues viene pronto.