Historia de la Escuela Bíblica de Vacaciones

Hablar de Escuela Bíblica de Vacaciones, es hablar de arduo trabajo, de grandes retos, de incesantes luchas espirituales, así como de incontables alegrías y satisfacciones que han forjado estos 28 años, desde que nació este maravilloso proyecto a nivel MIEPI.

-Pastor ¿Por qué no hacemos Escuela Bíblica de Vacaciones?- palabras de la Hna. Ruth Servin Wilson, como Obrera Laica, dirigidas al Hno. Esteban Martínez Díaz (su Pastor).

Quien respondió:
-¿Y qué es eso? preguntas que se convertirían en el inicio de este gran trabajo espiritual que ha quebrantado el corazón y salvado vidas de cientos de personas de todas las edades.

Y por permisión de Dios, asumieron el reto de hacer por primera vez Escuela Bíblica de Vacaciones en el Templo “Dios es amor”, ubicado en la calle Independencia N° 602, Col. Manuel Ávila Camacho, en la Zona de Poza Rica, Veracruz, donde el Hno. Esteban Martínez Díaz fungía como Pastor, por el año 1975.

Con un equipo de 6 elementos (3 Pastores, una Obrera Laica y una Joven) dispuestos a trabajar en esta labor que resultaba desconocida para 5 de ellos. Departamento de Párvulos, Principiantes, Primarios e Intermedios fueron los grupos que se atendieron con el Tema «Escuela Bíblica de Vacaciones Consejero Fiel».

Su propaganda: Hojas de cuadernos sobrantes de los niños de la escuela secular, adornados con crayolas, sus salones al intemperie y los más equipados debajo de un tejabán, los pizarrones, por supuesto de papel de estraza escritos con carbon, hasta que un buen día el Hno. Esteban consiguió una pizarra donde se anunciaba el futbol en aquella Colonia, para convertirla en el pizarrón más lujoso del momento.

Al término de cada clase, los maestros le daban a cada niño un texto bíblico escrito sobre una hoja de cuaderno dibujándole un pez y coloreándolo de tal manera que se viera muy bonito, y se lo llevaban a casa a compartir con sus papás, los niños literalmente salían corriendo y sonriendo.
Y qué decir del trabajo manual, una piedra, si se podía la más grande mucho mejor, la cual pintarían con pintura de aceite y serviría para detener las puertas de las casas. Otro fue, un tapete para las entradas de las casas hecho de corcholatas y un pedazo de llanta.

Concluyeron ese primer curso de EBV, con asistencia de 200 niños en la clausura. ¡Para Gloria y Honra de Dios! Al año siguiente, por inspiración Divina, el mismo equipo de EBV decidió hacer el Curso en cuatro Iglesias más, todas ellas pertenecientes a la Zona de Poza Rica, Veracruz, ubicadas en las Colonias:
Las Granjas
Francisco I. Madero
Emiliano Zapata
Manuel Ávila Camacho
No había duda de que Dios estaba respaldando esos trabajos, pues de las muchas bendiciones que Él les daba, era que en cada Curso destacaban los maestros que querían unirse a este trabajo espiritual.


Para los años posteriores, la voz se había corrido entre las Iglesias aledañas a Poza Rica, todas éstas solicitando la capacitación para realizar el curso de EBV, y como Dios les dio a entender el equipo capacitó a 40 alumnos para Directores de EBV.

Para junio de 1989, se llevó a cabo a nivel Movimiento el primer Curso para Directores e Instructores con el Tema: «Los amigos del Señor Jesús». Y para julio del mismo año se desarrollaron las clases en la mayoría de las Iglesias del Movimiento con el mismo Tema.

Hoy en día, países como: Estados Unidos, Colombia, El Salvador, Chile, Honduras, Nicaragua y Panamá han sido bendecidos por Dios con estos trabajos. Y por si fuera poco, nos ha concedido la dicha de realizar XXII Series inéditas que desde hace ya 27 años nos permite tener nuestro propio material de enseñanza, como libros de lecciones, cantos, propaganda, lonas y demás, para 11 departamentos, editados y diseñados por un equipo muy especial que Dios ha levantado en nuestro maravilloso Movimiento.

“No ha nosotros, oh Jehová, no ha nosotros, sino a tu nombre da gloria; Por tu misericordia, por tu verdad”, Salmo 115:1.