All for Joomla All for Webmasters

LogoMIEPIweb_PNG.png

El Yugo Divino

el yugo divino

"VENID A MI TODOS LOS QUE ESTAIS TRABAJADOS Y CARGADOS, QUE YO OS HARE DESCANSAR.
LLEVAD MI YUGO SOBRE VOSOTROS Y APRENDED DE MI, QUE SOY MANSO Y HUMILDE DE CORAZON; Y HALLAREIS DESCANSO PARA VUESTRAS ALMAS." MT. 11:28,29.
        
Ahora Jesús se vuelve hacia el Padre para darle gracias de que las mismas enseñanzas suyas que habían sido menospreciadas y rechazadas por los maestros de la ley e intérpretes oficiales de las escrituras, fuesen reveladas a los HUMILDES E IGNORANTES que en comparación de aquellos (los fariseos) eran como NIÑOS. Véanse los versículos 25 al 27 del Capítulo 11.

Con este pensamiento Jesús encuentra un refrigerio para su dolor y para añadir nuevo consuelo, les expresa en forma de acción de Gracias.

CUANDO solo vemos en TORNO NUESTRAS ACTITUDES DESALENTADORAS podemos obtener ánimo y consuelo grandes al dirigir nuestra mirada hacía arriba donde nuestro Padre está en su trono.

A continuación CRISTO hace a todos una generosa oferta de los beneficios del evangelio.

a).- SU COMISION DE PARTE DEL PADRE, todas las cosas me fueron entregadas por el Padre.

Instrucción Religiosa, San Juan 16:15 "Todo lo que tiene el padre, mío es: por eso dije que tomará de lo mío y os lo hará saber." "Porque hay un Dios, asimismo un mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre;"


Para impartir paz y salvación a una humanidad apostata y para declarar en lenguaje humano LO QUE NADIE VIO JAMAS. NI PUEDE VER DEL AMOR Y CARÁCTER SANTO DE DIOS. SN. JN. 1:18; 1ª Tim. 6:16.
b).- SU INTIMIDAD CON EL PADRE.
Nadie conoce perfectamente al HIJO, sino el PADRE, y ninguno conoce perfectamente al Padre sino al Hijo. SI EL CONOCER sigue AL QUERER OBEDECER Sn. Jn. 7:17. Y EL OBEDECER AL AMAR. Sn. Jn. 4:34 y 5:20; 15:10.

La oferta MISMA QUE NOS HACE Y LA INVITACIÓN A ACEPTARLA, PARA SER SALVOS Y SANOS. Somos invitados a recibirla  como el señor JESÚS, lo señala en texto referido en el preámbulo.

1).- Hemos de llegarnos a JESÚS COMO NUESTRO REPOSO, para depositar en ÉL, EL PESO DE NUESTRAS CARGAS Y DESCANSAR EN EL.

Vemos aquí la condición TRABAJADOS, FATIGADOS Y CARGADOS. La fatiga denota un esfuerzo prolongado. La carga el peso de lo que abruma. Los maestros de la ley fatigaban y cargaban con las innumerables preceptos que imponían imposibles de soportar véase Sn. Mt. 23:4 y Hch. 25:10. JESÚS vino a aliviar nuestra FATIGA Y DESCARGARNOS DEL PESO DE LA LEY, pues su mandamiento Jn.13:34; 1ª Jn. 3:23, no es gravoso 1ª Jn. 5:3.

Que dulce suena la voz al oído de TODO MORTAL. Pero hay UN PESO ESPECIAL que produce no sólo fatiga, sino ansiedad INSOPORTABLE: EL DEL PECADO, por el cual gravita sobre nuestra cabeza LA IRA DE DIOS.

Romanos 1:18. "Porque manifiesta es la ira de Dios del cielo contra la impiedad e injusticia de los hombres, que detienen la verdad con injusticia:"  Quien no esta en paz con Dios. Romanos 5:1, no puede tener VERDADERO REPOSO EN SU CONCIENCIA por mucho que se esconda Génesis 3:8-9. Y no habrá quien lo libre de la mano de Dios Dt. 32.39."VED AHORA QUE YO, YO SOY, Y NO HAY DIOSES CONMIGO: YO HAGO MORIR, Y YO HAGO VIVIR: YO HIERO, Y YO CURO: Y NO HAY QUIEN PUEDA LIBRAR DE MI MANO."

El que se RECONOCE CARGADO CON ESTE PESO Y ACUDE A JESUS EN BUSCA DE ALIVIO TENDRA PERDON Y PAZ. Como alguien ha dicho ¿TIENES MIEDO DE DIOS? Échate en sus brazos. Pero, es necesaria esta convicción de pecado.

2).- Hemos de allegarnos a JESUS  como a  nuestro gobernador y someternos a ÉL "Llevar mi yugo sobre vosotros" el descanso que CRISTO PROMETE no es una INCITACIÓN a la HOLGAZANERÍA, ni una LICENCIA PARA EL PECADO, sino UN ESTIMULO PARA EL SERVICIO DE DIOS A QUIEN SERVIR ES REINAR Apoc. 22: 3-5. CRISTO tiene un YUGO para el cuello, lo mismo UNA CORONA PARA LA CABEZA Apoc. 3:11; 2ª Tim. 4:8.
El llamar a los que están FATIGADOS Y CARGADOS, para invitarlos a llevar un yugo parece a primera vista añadir aflicción al afligido. Pero, la solución está en el adjetivo posesivo MI, como si dijese ESTAIS BAJO UN YUGO, que no podéis soportar ¿POR QUÉ NO PROBAIS EL MÍO? Es un yugo de CRISTO, Él lo ha designado como un buen carpintero, Él lo ha hecho como un buen maestro, EL LO HA LLEVADO PRIMERO, APRENDIENDO OBEDIENCIA MEDIANTE EL SUFRIMIENTO. Heb. 5:8. y nos ayuda a llevarlo MEDIANTE SU ESPIRITU, el cual nos ayuda en nuestra DEBILIDAD. Rom. 8:6; 8:18 2ª Cor. 4:17 y Ef. 4:20.

El yugo de Dios es ligero, ligera es su carga, ya que Nuestro Señor Jesucristo en la Cruz llevó nuestros pecados y por su llaga somos curados, SOMOS SANADOS (en cuerpo, espíritu y alma) y despojados de nuestra miseria humana. Su Espíritu Santo NOS DA EL PODER PARA TRIUNFAR SOBRE EL MAL Y HACER EL BIEN Y SOBRE TODO LA VOLUNTAD DEL QUE VIVE Y REINA PARA SIEMPRE.

 

 

Por Josué González Pérez.