All for Joomla All for Webmasters

LogoMIEPIweb_PNG.png

La Santidad

 

        En el tema anterior, abordamos en forma específica, el asunto de la “Salvación”, y la generosidad de Dios, cuyo amor trasciende más allá de nuestra mente y corazón. Lo cual nos permite en su infinita misericordia, adentrarnos a LA SANTIDAD COMO TEMA MAYOR, que nos lleva a un ánimo no solo prosaico y falaz. En su caso, para algunos insignificante. Pero en el fondo, este tema nos lleva a considerar aspectos trascendentales de todo ser humano. Cuya  naturaleza es amplia y prolífica en cuanto a su idiosincrasia y desenvolvimiento en todas las esferas de la tierra. Sea filosofo, profesionista, científico, vulgar, artista, político, poeta, maestro, deportista, escritor, gobernante, etc., Etc...

En sí se encierra en ello, toda la gama que difunde la cultura. Conforme a las costumbres, en áreas que abarcan la educación más polifacética. Donde el hombre se ve inmerso en esta tierra; obvio, en un mundo diferente, y ajeno a las cosas de Dios. Es allí, donde se gesta la pregunta que muchos tienen en su boca ¿puedo ser yo un santo? O ¿Qué es la Santidad? ¿A dónde conduce la santidad? ¿Quién da la Santidad?

En primer lugar, el hombre dirá: “Soy tan malo” que no tengo perdón de Dios. Otro dirá: “Dios no existe” al grado de expresar desatinos y argumentos diversos como han sucedido en las diversas épocas del universo, ¿sabían que han existido hombres, que en su carácter de filósofos o científicos ramplones sin razón y argumento válido han refutado la existencia de Dios, sin resultado alguno?

No cabe duda que hay hombres “inteligentes” que viven alejados de la verdad y sin el temor de Dios. Al final de cuentas, sus mejores capacidades son utilizadas para el pecado y la maldad, la cual los convierte en  “Hombres malos”, cuyo destino final será la perdición y LA MUERTE ETERNA EN EL LAGO DE FUEGO. Apocalipsis 20:15.

Ahora bien, lo descrito en el párrafo anterior, sirve para introducirlos al fondo de lo opuesto a nuestro tema, con el fin de comprender LO QUE ES LA SANTIDAD.

En este sentido, a la luz de la Biblia, se describe al “Hombre Malo” (incluyamos también a la “Mujer Mala”), como: “perverso (a)”, “malvado (a)”, “impío (a)” en suma como tanto el hombre como la mujer están considerados como “CULAPABLES”. Aseverando que estos conceptos, se derivan de la palabra RASHA que se encuentra en el hebreo y arameo tardío, cuyo vocablo aparece 260 veces como nombre o adjetivo. Cuyo significado “estricto” lo relaciona con el concepto de “maldad” o “ser culpable”. La palabra en comento, denota  a todo tipo de personas, sin importar, su rango o nivel social dentro del universo, ya que en una u otra forma han llegado a cometer todo tipo de males. Además, de que aún viven en pecado y están siempre resueltos a seguir pecando.
                                                             
Por tal motivo, ya sabemos que el impío no procura a Dios. (Salmo 10:4);  en su caso, lo desafía (Salmo 10:13). El malo, en sumo grado ama una vida entregada a la violencia (Salmo 11:5). Y constantemente oprime a los justos (Salmo 17:9), su característica singular es no pagar sus deudas (Salmo 37:21) y continuamente tiende lazos o trampas para atrapar a los justos (Salmo 119:110).

En segundo lugar, trataremos de esclarecer nuestro tema partiendo del Salmo uno, el cual reproduzco, para gozo de nuestros amigos y hermanos en Cristo: “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado;” “ANTES EN LA LEY DE JEHOVA ESTA SU DELICIA, Y EN SU LEY MEDITA DE DIA Y DE NOCHE.” “”Y será como árbol plantado junto arroyos de aguas, que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae;” Y todo lo que hace prosperará.” “NO ASÍ LOS MALOS: sino como el tamo que arrebata el viento.” “POR TANTO NO SE LEVANTARAN LOS MALOS EN EL JUICIO, NI LOS PECADORES EN LA CONGREGACION DE LOS JUSTOS.” “PORQUE JEHOVA CONOCE EL CAMINO DE LOS JUSTOS; MAS LA SENDA DE LOS MALOS PERECERA”.

En el Libro De Job, en su capítulo 21:, versículos 7, nos encontramos con la siguiente pregunta: ¿Por qué viven los impíos (los malos), y se envejecen, y aun crecen en sus riquezas? Los versículos subsiguientes del 8 al 7, nos muestran la síntesis de su fin sin retorno, sin esperanza a la vida que viene de Dios. Pues el versículo 26, del capítulo en comento, señala que: “… YACERAN ELLOS EN EL POLVO Y GUSANOS LOS CUBRIRAN.” Y EL VERSÍCULO 30, INFIERE “QUE EL MALO ES RESERVADO PARA EL DIA DE LA DESTRUCCION? PRESENTADOS SERAN EN EL DIA DE LAS IRAS.” (Ver 2ª. De Pedro. 2:9)

Por todo lo reseñado precedentemente, es necesario obedecer la VOZ DE DIOS QUE DICE: “SED SANTOS COMO YO SOY SANTO.  En otras palabras: como dice la epístola de San Pablo a los Hebreos 12:14. “SEGUID LA PAZ CON TODOS, Y LA SANTIDAD, SIN LA CUAL NADIE VERA AL SEÑOR.”

Por este motivo, podemos ver que el Profeta Malaquías, predice una nueva era en la que se describe al “Santo” como “Justo” y al MALO. Leer el Capítulo 3:15 al 18, de Malaquías.

Derivado de lo anterior, nos encontramos con la palabra “Qadosh” que significa “Cosa Santo”, cuya raíz semítica aparece bajo dos formas que son: Una, que significa PURO Y CONSAGRADO. La segunda quiere decir “SANTIDAD” como una circunstancia o como un abstracto. De la misma manera que el vocablo arábigo “”al-qaddus” que tipifica “LO MAS SANTO O PURO”. Ahora bien, Él Señor estableció a su pueblo Israel  ¿Y por qué no? a su iglesia, con la singular característica que se deriva en el Libro de Éxodo 19:5 y 6, bajo la forma siguiente: “Ahora pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, VOSOTROS SEREIS MI ESPECIAL TESORO SOBRE TODOS LOS PUEBLSO, porque mía es toda la tierra.” “Y VOSOTOS SEREIS MI REINO DE SACERDOTES, Y GENTE SANTA…”  Bajo la disertación de lo descrito en los párrafos anteriores. Hago mías las palabras de San Pablo, “Humana cosa digo, por la flaqueza de vuestra carne: que como para iniquidad (mal) presentasteis vuestros miembros a servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora PARA SANTIDAD PRESENTEIS VUESTROS MIEMBROS PARA SERVIR A LA JUSTICIA.”   

Aclarando, que la palabra “Qodesh”, como nombre se aplica a “Personas y Objetos” que pertenecen a Dios. y como se ha explicado en el párrafo anterior, Todo el Pueblo de Israel y su Iglesia es SANTO (SANTA), “APARTADO (S) PARA EL SERVICIO DE DIOS. Con el deber de demostrar esta separación manteniendo la distinción entre lo que es santo (permitido por Dios) y lo que es impuro. Levitico 10:10. “Y PARA PODER DISCERNIR ENTRE LO SANTO Y LO PROFANO, Y ENTRE LO INMUNDO Y LO LIMPIO.”

Es importante entender, que dicho vocablo indica con nitidez,  y profunda claridad, la condición de lo que se ha dedicado al uso especial del pueblo de Dios (sea Israel o sea su iglesia); como lo prueba la palabra del Señor generosamente en el Libro del Profeta Isaías, Capítulo 35 (que invito lo lean), y del cual, solo inserto el versículo 8. “Y habrá allí calzada y camino, y será llamado CAMINO DE SANTIDAD; no pasará por él  INMUNDO (el hombre o mujer malo). Nota: Interpretando del mismo la introducción del hombre malo a su iglesia donde alcanzamos ciertamente la “Salvación”. Pero sobre todo la SANTIDAD.

Por otro lado, en un sentido estrecho, el concepto que venimos refiriendo se usa también para referirse a lo “Sagrado” o algo separado para el uso del templo. Ver. Éxodo 28:2; 29:32 y 33; 30:25; Levítico 27:9-10.

Israel como la iglesia debemos guardar los días “sagrados” (SANTOS). En su caso, los judíos guardan el sábado. Y el hijo de Dios, debe guardar los domingos, los cuales son días “Santos” apartados para que Ustedes y yo sirvamos a DIOS. Como lo muestra El libro del Éxodo 20:9-11. Lo señala: “Seis días trabajarás, y harás toda tu obra;” “Más el séptimo día será reposo para Jehová tu Dios: no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas:” “porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, la mar y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día: POR TANTO JEHOVA BENDIJO EL DÍA DE REPOSO Y LO SANTIFICO.”

Conclusión: “Qodesh” es el resultado de LA ACCION DIVINA, ya que designa a la persona como al lugar o cosa como suyo. Ver Éxodo 3:5; Lev. 12:4; 21: 22 y 23. Pues de todo lo consagrado en el templo como la Mesa de la Santa Cena, los instrumentos musicales y otros objetos destinados al templo están consagrados para el Servicio de Dios. y Sobre todo el siervo de Dios y todo hombre que desea LA SANTIDAD.

Todo el pueblo Dios tanto judíos como la iglesia, somos miembros de la “comunidad del pacto”, independientemente de nuestra fe y obediencia y como tal somos guardados de las rebeliones (Leer. Números 16:3). Por lo que es importante  nuestra consagración para tener siempre una intima relación con Dios. Ya que el Señor no lo demanda: “HABEIS, PUES, PUES DE SERME SANTOS, PORQUE YO JEHOVA SOY SANTO, Y OS HE APARTADO DE LOS PUEBLOS, PARA QUE SEAIS MIOS.”

 

Josué González Pérez.