ARTICULOS GRUPO FEMENIL

•ESPOSA PRUDENTE

ABIGAIL. 1° de Samuel 25:33

La Escritura nos describe ejemplos muy destacados de seguir, mujeres que por su excelente conducta impactaron su entorno, su medio, su familia, y cuya influencia fue determinante cada una en su tiempo, y lugar.
Hablaremos de Abigail. El nombre de Abigail deriva de dos palabras hebreas: “padre” y “felicidad”, y significan en español: “la felicidad de mi padre”. También significa: sensata, inteligente, y de buen entendimiento. Cuando Abigail aparece por primera vez en escena, es una mujer casada. Nabal es su esposo un exitoso ganadero de ovejas que consiguió una esposa no sólo hermosa, sino, como dice la Biblia, también “de buen entendimiento”.
Desafortunadamente, lo que Abigail consiguió fue un esposo difícil de carácter, “duro y de malos hechos” (1° Samuel 25:3).

El escenario

Vemos a David huyendo del rey Saúl en el desierto de Parán. Sus hombres habían comenzado a cuidar del ganado en los alrededores de su escondite, incluyendo el ganado de un hombre rico y mal educado llamado Nabal.
Cuando llegó el tiempo de la esquila (un tiempo de comida, bebida y fiesta), los hombres de David pidieron una recompensa por haber protegido los animales de este acaudalado hombre. Nabal, sin embargo, se rehusó arrogantemente, insultando y humillando a David y sus hombres, por lo que David se enojó mucho e ideó una venganza en medio de su ira: no quedaría un solo hombre vivo en la casa de Nabal.
Oyéndolo, un atemorizado siervo de Nabal le avisó a Abigail del inminente desastre: ¡había que hacer algo!

1° de Samuel capítulo 25

•Abigail se presenta ante David.Ver 23,24.
•Al ver a David, Abigail inmediatamente se bajó de su montura y se dejó caer a sus pies rogando por compasión. Pidió misericordia respetuosamente, e incluso se ofreció para asumir la culpa de la insensata ofensa de su esposo.
•Le ruega a David no tome en cuenta la actitud hostil y grosera de su esposo, agregando que ella no había advertido la visita de sus criados. Ver 25
•Abigail hace nota a David que es Dios quien de alguna manera ha impedido que se derramé sangre inocente, por un lado, y por el otro, que el propio David cobre venganza irracionalmente.Ver 26
•Esta mujer actúa de una manera admirablemente sabia con David entregándole la provisión que llevaba para los criados en señal de correspondencia, y gratitud que su esposo no manifestó. Ver 27
•Abigail advertía que David no solo andaba con un grupo de forrajillos rebeldes, sino que él sería el próximo monarca de Israel. Ver 28

Enseñanza:

•En ocasiones es mejor condescender ante una situación de riesgo o peligro, no solo por el esposo sino por bien de toda la familia.
•Se debe actuar con cordura y sensatez, aunque pareciera que se pierde una batalla, y si así fuera, es mejor que perder la guerra.
•Amadas hermanas hay que humillarse, hay que bajarse del asno, pedir misericordia al eterno Dios para que nos ayude, y no venga algo peor a nuestra casa o persona.
•Como esposas, se requiere innegablemente sabiduría para tratar al esposo, más aún si es inconverso. (Gánenlo para Cristo).
•Una mujer sabia y prudente es una bendición de Dios en todo lugar, pues su intervención ante cualquier problemática será siempre para bien.
•La sabiduría incluye no solo expresarse correctamente sino de hacer acciones concretas.
•Una genuina mujer de Dios se anticipa al porvenir, es previsora en lo material, ayuda a su entorno, pero principalmente es espiritual, es decir, agrada a Dios.

LEGADO QUE DEJÓ ABIGAIL. “Mujer sabia en su manera de proceder”.

•MI VIDA DE ORACION COMO MUJER

Para algunas guerreras de oración hablar con Dios es igual de necesario que respirar, esto es porque se ha hecho un hábito y se vuelve una necesidad.

La biblia dice en 1° Tesalonicenses 5:17 “orar sin cesar”. El ejemplo máximo de oración es Nuestro Señor Jesucristo quien a pesar de sus muchas ocupaciones y de ir de un lugar a otro predicando el evangelio siempre se apartaba para orar.

ORACIÓN.
La oración es un acto de Fe, la fe es creer aquello que no vemos, es creerle a Dios, es decir, que al orar lo hacemos con la seguridad de que nuestras peticiones serán contestadas, “Por tanto os digo que todo lo que orando pidieres, creed que lo recibiréis y os vendrá.” San Marcos 11:24.

Orar es pedir, suplicar, apelar, implorar e interceder, es la libre expresión del alma hacia Dios, en la oración elevamos nuestras voces a Dios, ya sea en el Templo, en la casa o dondequiera que estemos, le alabamos y le engrandecemos, también le pedimos, pero la oración debe ser más que pedirle.

COMO SE HACE

•La oración debe hacerse con un corazón humilde, eso agrada al Señor,
“Más el da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes.” (Santiago 4:6).
•También con reverencia, concentrados, por eso es bueno elegir una hora del día, cuando nada pueda interrumpirnos ni distraernos.
A menudo cuando oramos podemos sentir la presencia de Dios a veces no, pero las Escrituras nos aseguran que Dios nos escucha. Debemos tener confianza en Dios que así es, “Lleguémonos pues confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia, y hallar gracia para el oportuno socorro.” Hebreos 4.16.
Pues Dios siempre escucha las oraciones de su pueblo, “…porque yo soy Jehová su Dios, que los oiré”. Zacarías 10:6b
Incontables promesas nos dan el Señor, y debemos confiar y apropiarnos de ellas al elevar nuestras oraciones, no debemos dar lugar a la duda porque Dios es fiel.
Cuando una hija de Dios tiene una vida de oración, es una grande bendición en la iglesia que se reúne, pues pide por todas las necesidades de los hermanos, y de la obra de Dios en general, es una columna que se mantiene firme por su estrecha comunión con Dios.

COMO ESPOSA

•Cuando una esposa ora, el esposo es guardado de tentaciones, de peligros y hasta de enfermedades. El esposo inconverso se convierte porque hubo rodillas dobladas, y mujeres de fe que no cesaron de pedir, mujeres que lucharon quizá por años, pero Dios les respondió.

COMO MADRE

•Cuando una madre ora, sus hijos son salvos, en algunos casos sus ojos no los llegan a ver, pero después los hijos dan testimonio de las oraciones de su madre, un predicador dijo: “Mientras haya madres de rodillas, siempre habrá hijos de pie” Estos, y más resultados hermosos se ven cuando hay una vida de oración.
•La oración es una disciplina a la cual cada mujer debería comprometerse, la oración debería ser como el aire a nuestros pulmones y la sangre a nuestro corazón.