La necesidad de retomar las sendas antiguas

Hno. Abel López Limón 05 Octubre 2018

Presentación del Tema

Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos. Jeremias 6:16

Necesidad es una carencia de algo para la preservación de la vida. Cuando hablamos de retomar, estamos hablando de volver a bordar una cosa que hemos dejado, es volver sobre algo que se ha dejado de hacer. El Señor dijo claramente: “(…) Paraos en los caminos…” o sea, dejen de caminar, de correr, deténganse, porque se han extraviado en el camino, han dejado las Sendas Antiguas, deténganse y pregunten a los que van por ellas ¿cuáles son? y caminen por ellas, porque son sendas buenas y cuando las encuentren otra vez, anden por ellas y cuando anden por ellas, van a encontrar descanso para sus almas, van a dejar esas vidas agitadas, sin sentido y van a recuperar su felicidad, su grandeza, su gloria, todo lo que han dejado; esto es tomar la Senda y damos gracias a Dios porque aun hay gente que las sigue, por eso manifiestan felicidad, están alegres, contentos, porque sólo las Sendas de Dios hacen felices a los hombres.

Hoy en día hablar de volver a las Sendas Antiguas es algo que a muchos da risa, como si se hablara de algo sin sentido, piensan que se habla de volver a ritos y formas vacías que no cambian vidas, por eso muchos están buscando lo actual, porque dicen que es ridículo hacer lo de antes, es como una rutina que mata a las almas, pero eso es una mentira ¡Las Sendas Antiguas son viejas, pero siempre nuevas! porque el Señor es el mismo de ayer de hoy y será el mismo para siempre.

Cuando el Señor le dijo a Judá que considerara sus caminos y volviera a las Sendas Antiguas, le estaba dando una última oportunidad para arrepentirse de sus pecados y que lograran la salvación qué les había prometido. Hay un refrán que dice: "Todos los caminos conducen a Roma", la gente lo extiende al ámbito religioso, argumentando que todos los caminos llevan a Dios, que todas las religiones buscan lo mismo, pero en Proverbios 14:12, nos dice que: “Hay camino que al hombre parece derecho; empero su fin son caminos de muerte”,entonces significa que hay caminos que los hombres están siguiendo, pero que su fin van a ser caminos de muerte; se van a encontrar con la muerte eterna, no sólo con la física, pero ¡Gloria a Dios! porque nosotros estamos siguiendo el camino perfecto que es Cristo, Él dice: “(…) Yo soy el camino, y la verdad, y la vida…”, (San Juan 14:6). Él no nos deja equivocarnos, ni irnos por otro lado y el hombre necesita un camino, una verdad que lo haga libre y necesita una vida para vivir eternamente, eso solo está en Jesucristo, solo Él salva y está entre nosotros, es el que asiste en las Campañas de evangelismo, el que ha ayudado a sus mensajeros de poder, el que ha levantado a los cojos, el que ha sanado a los enfermos, el que ha levantado a los caídos.

Las Sendas Antiguas son los caminos bien trazados y probados desde Antiguo que conducen correctamente, caminos que no están chuecos o medios chuecos; están bien trazados por el Arquitecto e Ingeniero Divino, esos caminos son los buenos, porque conducen a la Eternidad, son los que los antiguos patriarcas pisaron y conducían a la herencia prometida de Dios. Cuando se pierden esos caminos, se pierde la herencia, ya no hay seguridad de la verdad, pero quienes los siguieron, cambiaron sus vidas, como los Patriarcas y Apóstoles. A veces son duros de caminar, sin embargo, el fin de ellos es Vida y los que han caminado en ellos están con el Señor, si nosotros queremos estar allá, tenemos que pagar el precio. No hay manera de perderse en ellos, porque no pierden a nadie, sino, salvan, transforman, conducen hasta el Cielo, son senderos de amor, fe pura y de confianza absoluta en Dios son caminos absolutamente confiables, son directos de Dios, no son caminos de razones humanas, ni de raciocinios humanos, son caminos de confianza absoluta en Dios, fueron sendas que llevaron a encontrar a Dios, los que caminaron por esta Senda se encontraron con Él, lo vieron, lo adoraron, lo sintieron, lo verificaron, lo escucharon también. Estas son las Sendas Antiguas, las que condujeron a ver la Gloria de Dios y a disfrutar de su poder inmenso, fueron sendas que llevaron a los hombres Santos a una verdadera y contundente vida espiritual, llenos de vida, de gozo y de paz.

Moisés cuando se sintió cansado, fatigado con la carga, oyó la voz de Dios que dijo: “(…) Mi rostro irá contigo…”, (Éxodo 33:14) Esas son las sendas del hombre de fuego (Elías), que hizo separar a los apóstatas por una sola razón, dijo: “(…) que conozca este pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú volviste atrás el corazón de ellos”, (1º Reyes 18:37) y como andaba en las Sendas Antiguas, bajó el fuego de Dios, ante los ojos de todos fue glorificado el nombre del Señor y el pueblo dijo: “(…) Jehová es el Dios!”

En este siglo XXI, Jehová es Dios, por eso hay que creer que nos va ayudar y nos va a bendecir, muchos están perdidos en las sendas, pero el que cree en el Dios poderoso está en la Senda Antigua, esas sendas están en Jesús. -Retomar significa: Volver al primer camino que existió, al primer Mandamiento, cuando el que las ha extraviado, vuelve, Dios se glorifica en grande manera, Él nunca le ha pedido a su Iglesia modernizarse, ni acoplarse a rudimentos de este Siglo, tampoco le ha pedido a ningún cristiano actualizarse a la luz de los pecados de este mundo, porque siempre nos ha dispuesto sus Sendas, para que podamos andar por ellas, ahí hallaremos verdadero reposo. Es tiempo de pararnos por los caminos y observar si realmente nos conviene seguir la corriente de este mundo o volver a las sendas antiguas, Judá tuvo la oportunidad de decidir, pero ellos dijeron: “(…) no andaremos”. ¿Qué tan dispuesto está usted por encontrarse con Dios y seguir sus pasos?, si ya está en Él, recuerde que aquel que pone sus manos en el arado y mira atrás, no es apto para el Reino de los Cielos, pero si alguno se ha extraviado de las sendas y siente que no va por la buena, hoy es el día que vuelva a llenarse de fe, de gracia y a sentir la Gloria de Dios. Actualmente se ven por doquier movimientos modernos donde han dejado la versión buena, ahora hay danza, alabanza barata y cuánto más, han dejado la oración, la verdadera humillación, pero qué bueno que vuelva al primer amor, a la oración ferviente, al ayuno poderoso, al celo de la doctrina, a la fe pura, si hoy nos volvemos, Dios hará muchos milagros, esto traerá bendición de la Gloria de Dios, la verdadera unción y sobre todo el camino de la santidad, que muchos han extraviado, por eso visten, hablan, hacen y viven como quieren, pero hoy es bueno retomarlo, si usted anhela ser bendecido por Dios, necesita volver a las Sendas Antiguas.